Frases Celebres de: Décimo Junio Juvenal

- Resultados 1 - 19 de 19

 Los niños merecen el máximo respeto. 

 Una mente sana en un cuerpo sano. 

 ¿Cuándo la pasión por los juegos de azar llegó a tal desenfreno? Ya no basta la bolsa, se lleva el arca. 

 Se debe el más grande respeto a la infancia. 

 ¿Quién guardará a los mismos guardianes? 

 El hombre feliz es más raro que un cuervo blanco. 

 Los demás hombres son dueños de su fortuna. El avaro es esclavo de la suya. 

 El dinero huele bien venga de donde venga. 

 Las mismas culpas hallan diversa suerte: uno recibe por su delito el suplicio, y el otro, la corona. 

 La crítica es indulgente con el cuervo, pero inexorable con la paloma. 

 Todos quieren poseer conocimientos; pero pocos están dispuestos a pagar su precio. 

 El primer castigo del culpable es que jamás será absuelto por su conciencia. 

 El primer castigo del culpable es que su conciencia le juzga y no le absuelve nunca. 

 Es locura manifiesta vivir precariamente para poder morir rico. 

 No hay que fiarse en las apariencias. 

 En el amor hay más acíbar que miel. 

 El que posee el suelo, posee hacia arriba hasta los cielos. 

 Antiquísimo pecado es seducir a la mujer ajena, y despreciar el vínculo sagrado. 

 Haz de manera que seas tú el admirado y no lo que te pertenece.