Frases Celebres de: Baltasar Gracián y Morales

Página 1 de 2 - Resultados 1 - 20 de 36

 Las grandes novelas son purificadoras porque en ellas se libera el ánimo de la ilusión de cada felicidad individual. 

 No es necio el que hace la necedad, sino el que, hecha, no la sabe encubrir. 

 El que no reconoce al necio nada más al verlo, debe ser un necio también. 

 No es menester arte donde basta la naturaleza. 

 ¿Cuál puede ser la vida que comienza entre los gritos de la madre que la da y los llantos del hijo que la recibe? 

 El mentiroso tiene dos males: que ni cree, ni es creído. 

 La cordura es el remedio común de todos los males. 

 Son locos todos los que lo parecen y la mitad de los que no lo parecen. 

 ¿Qué jardín, qué Aranjuez en mayo, como una librería selecta? 

 No hay otro saber que el que se halla en los inmortales caracteres de los libros. 

 Gran gusto el de leer, empleo de personas que, si no las halla, las hace. 

 Más puede una lagrimilla mujeril, que toda la sangre que derramó el valor. 

 Al hablar, sé breve como si estuvieras haciendo tu testamento; cuantas menos palabras, menos litigios. 

 La fortuna se cansa de llevar siempre a un mismo hombre sobre las espaldas. 

 Dos cosas hacen perfecto al estilo, lo material de las palabras y lo formal de los pensamientos, de ambas eminencias se [...] 

 Envejece la fama y caduca el aplauso, así como todo lo demás, porque las leyes del tiempo no conocen excepción. 

 No hay maestro que no pueda ser discípulo. 

 Quien no tiene enemigos tampoco suele tener amigos. 

 Sólo hay un gran general en cada siglo. 

 A los veinte años un hombre es un pavorreal; a los treinta, un león; a los cuarenta, un camello, a los cincuenta, una [...]